Vale la pena detenerse a contemplar…

El pasado jueves se extendió un tupido manto de niebla sobre el museo, además de una fuerte helada, con lo que a primera hora de la mañana, justo al abrirse el museo, presentaba un aspecto cuando menos hermoso, al menos los veinte metros que había de visibilidad… Hicimos unas cuantas fotografías, que no se han retocado para nada, por todo lo que es la avenida principal desde la puerta del museo al taller de la Asociación. Viéndolas os podréis hacer una idea de lo que os contamos.

Deja un comentario