Sevilla, Aeródromo de Tablada, 24 de febrero de 1.935

A la una y cinco de la tarde se posó el Autogiro de La Cierva en el aeródromo de Tablada, venía de Córdoba, donde había recibido otro homenaje y fue escoltado hasta Sevilla por aviones del Aeroclub de Andalucía y una patrulla militar de Tablada al mando del Teniente Bermúdez de Castro. El Autogiro estaba pilotado por su inventor acompañado de su esposa y los recibieron las autoridades civiles y militares de Sevilla; al llegar se le entregó un ramo de flores a la mujer de La Cierva por una de las protagonistas de esta historia.

De La Cierva, su esposa y Gloria Cuesta
De ahí pasaron al pabellón de oficiales del aeródromo donde se reunieron con los pilotos y el personal militar de la base, tomaron un vino y descansaron un poco. Después tuvo lugar la comida, que se prolongaría hasta las tres de la tarde.
Mientras tanto ya empezaba a llegar la gente para la exhibición aérea.

Fotografía con La Cierva en Sevilla
Sobre las cuatro de la tarde comenzó el espectáculo. A lo largo de todo el campo se habían instalado megáfonos para que la gente pudiese seguir las explicaciones del Capitán José Luis Sandoval sobre los vuelos que tenían lugar.
Los aparatos del Aeroclub de Andalucía iniciaron el espectáculo. Se permitía subir a bordo pasajeros y mi bisabuelo Obdulio compró un ticket (25 pts.) para que su hija Carmiña, de 17 años, recibiese el bautismo de vuelo y viese Sevilla desde el cielo. El dinero de los tickets se destinó a la Asociacion de la Caridad. Poco después comenzaron a volar los aviones militares comandados por el Capitán Haya y llegaría la tan esperada exhibición del autogiro, con el cual su inventor evolucionó sobre el campo. Cuando aterrizó, la gente rompió el cordón de seguridad y se llevaron en volandas a Juan de La Cierva.
A las seis y media de la tarde tuvo lugar una recepción en el Ayuntamiento Sevillano para, posteriormente, acabar las celebraciones con un banquete de gala en los salones del Hotel Cristina. 

Autogiro C-30 P, matricula G-ACIO(el mismo de Sevilla)
Gloria Cuesta Menéndez de la Granda, (Gloria Cuesta de la Presa)
Nació en 1.911 en La Felguera, se casó en 1.931 con Manuel Presa Alonso, al que destinaron al Aeródromo de Tablada. De la mano del Capitán Álvarez Buylla sacó el titulo de piloto civil en el año 1.932 a bordo de un De Havilland. Fue la octava mujer y la primera casada de España en tener el título. Falleció en el año 1.985
Es la persona que aparece (delante) con mi abuela (detrás) en la primera foto.
El Avión:
La EC-NAN (matrícula de la avioneta de la primera foto), es una DH 60G Gipsy Moth, c/n 1293. La matricularon el 21 de Abril de 1931. Durante la guerra civil perteneció al bando nacional con el indicativo 30-52, sirviendo en las escuelas de vuelo. Después de la guerra es adquirida por el Aero-Club de Sevilla, siendo matriculado el 26 de Diciembre de 1947 como EC-AAN. El 6 de Abril de 1952 es adquirido por el Reino Unido y es rematriculado como G-AAMZ. En el año 1.998 quedó matriculada como NX60MZ. En la foto lo vemos en la Maestranza de Albacete en 1.950

Foto de Jaime Velarde Silió, autor del libro “Aviones españoles desde 1910”

De Havilland DH-60 Moth

Motor: A.D.C. D.H. “Gipsy III” de 120 HP
Envergadura: 8,83 m.
Longitud: 7,16 m.
Velocidad máxima: 152 Km/h.
Velocidad crucero: 137 Km/h.
Velocidad mínima: 61 Km/h.
Techo: 5.185 m.
Autonomía: 690 Km.
Acomodo: Biplaza.
Peso vacío: 388 Kg.
Peso total: 704 Kg.
El DH.60 fue desarrollado a partir del biplano DH.51. El primer vuelo del prototipo del DH.60 Moth (matrícula G-EBKT), propulsado por un motor Cirrus, se llevó a cabo en Febrero de 1925 . El Moth fue un biplano de dos asientos de construcción de madera, tenía un fuselaje cubierto de contrachapado y superficies cubiertas de tela, un estabilizador estándar con un solo plano de cola y su alerón. Una característica útil del diseño fueron sus alas plegables, que permitió a los propietarios de la aeronave tener un hangar con espacios mucho más pequeños.
De Havilland decidió sustituir el motor Cirrus con un nuevo motor construido por su propia fábrica. En 1928, cuando el nuevo motor De Havilland Gipsy I estaba disponible, un DH.60 Moth de la compañía (el G-EBQH) fue modificado instalándole el nuevo motor y fue re bautizado como el prototipo DH.60G Gipsy Moth.
Los diecinueve ejemplares de que disponía la Aeronáutica Militar fueron utilizados por la Fuerza Aérea Republicana en sus escuelas elementales de pilotaje, durante la Guerra Civil. De la serie de DH-60 que sirvieron en España antes y durante la Guerra Civil, destaca el “Moth Major” del que al menos veinticinco aparatos fueron requisados por el gobierno en Barajas para entrenadores de las escuelas murcianas de vuelo. Fue un avión muy popular en el periodo de entreguerras. Existían aproximadamente en estado de vuelo al inicio de la Guerra Civil unos 31 aparatos civiles, y 14 aparatos militares Moth Major, sin que estén claramente identificados los aparatos y sus matriculas. 

Pero el final de la historia es mas sorprendente todavía, este aparato granate que se ve en la foto es el mismo en el que se subió mi abuela hace 77 años, esta en perfectas condiciones de vuelo hoy en día y se encuentra en el Museo de Aviación del aeropuerto Santa Paula en Los Ángeles (California).
Autor: Agustín Ruzafa Almodóvar

Deja un comentario